Una travesía nunca empieza cuando empieza

Rio a Navegar

Rio a Navegar

Parana Ra’anga es un proyecto desquiciado.Primero porque este tipo de proyecto son deseos que muy pocas veces logran su concreción. Segundo porque para ello hay que buscar un apoyo que, generalmente, debido a la naturaleza del proyecto, no se consigue.

Desquiciado también porque no tiene objetivos clarísimos, formulados, y por eso, también, clausurados. Tiene, en cambio, la apertura de lo que se hace para experimentar, sin saber qué nos encontrará  y cómo al final final del ovillo cuya punta estiramos.

Una travesía nunca empieza cuando empieza. Empieza antes, no se sabe muy bien cuándo. Y no importa, lo cierto es que ahora un grupo de paraguayos sobrevolamos Asunción, es el día 5 de marzo de 2010 y vamos rumbo a Buenos Aires.

Veo a mi izquierda el río Paraguay, el mismo al cual arribaremos cuando volvamos a tocar territorio paraguayo. La figura meandrosa del río acompaña el movimiento del avión que gira apuntando a destino.

Nos aproximamos a las nubes. Abajo, el lago Ypacaraí, aquel espejo, que luego desaparece ya. De repente, algo se quema abajo. Arterias angostas de tierra oxidada se desparraman sin cuadrícula.

Volvemos a girar, subimos en espiral. Bajo los hombros. Estamos en camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s