San Pedro

La llegada a San Pedro se produce ante la mirada de unos niños y muchachos que se bañan en el río. Hemos remontado el Baradero y bajamos de la lancha con toda la cantidad de petates que poseemos. Un desastre de pertenencias. Pancho me ayuda con la biblioteca. Nos espera un bus a poca distancia del pequeño muelle.

Paseamos, comimos ensaimadas, Reboratti nos mostró barrancas. Una señora salía de su hermosa casa mientras pasábamos en frente. “Ya no vienen más barcos por acá, antes íbamos a ver la llegada del Vapor de la Carrera”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s