Navegando hacia Goya III (disgresión)

Las puestas de sol. Todos sabemos qué ocurre a la hora del ocaso. Sin embargo,  todos miramos la línea del horizonte que se enciende.

Todos, absolutamente todos, toman fotografías para registrar algo que sucede hace millones de años.

Pero nunca es la misma puesta de sol. Ahora, por ejemplo, hay un barco en el cual voy y que lentamente se aproxima a algún punto. Aunque no parezca. Depende de donde se fije la mirada, ésta queda ciega. Un pequeño castigo por robar minutos de un espectáculo ajeno que no deja de suceder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s