Madama Sui – Augusto Roa Bastos

Fotografía de Lea Rodas – Roa en tres tiempos

Los pasos de un hombre que se marcha se llevan su cuerpo, no su presencia. La energía de sus palabras permanece en el silencio que deja. Nos queda la vibración impalpable de lo que dijo, que es poco aunque parezca mucho; nos hace sentir agobiados por el peso sombrío de la palabra no dicha, que es todo. Acaso la antimateria del lenguaje.

Augusto Roa Bastos, Madama sui, El Lector, Asunción.

Esta cita la encontré escrita en un cuaderno mío viejo el día en el que murió Don Augusto. El cuaderno pone la fecha: 12/02/96. Yo vivía en Buenos Aires y no me estaba gustando casi nada ese libro de Roa. Pero encontré esta cita y la anoté. En ese momento todavía no tenía la obsesión por subrayar los libros.

Hoy, 13 de junio sería su cumpleaños y me acuerdo de ese día en el cual me enteré de su muerte. Le llamé a mi viejo cuando encontré la cita. Se la di, y la usó para despedirse de él. También la usó Justo Pastor Mellado, un crítico de arte chileno que justo estaba en Asunción por esos días. Escribió un hermoso texto que se llama “La muerte de dos chamanes”, haciendo referencia a Roa y a Wylky, chamán ishir que murió ese mismo día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s