La mesura y la poesía

Hoy se realizó un homenaje a  Beatriz Chase y Juan José Bosio en la Feria del Libro, fue organizado por la SNC en el marco de temas urbanos, el centro histórico, etc. Hay un acuerdo feroz con respecto a estas dos personas, la ética, el trabajo, la seriedad, el rigor. Amantes del consenso y apasionados del trabajo que les gustaba desarrollar.

Puedo decir que Juan José fue un gran amigo de mi madre, un referente ineludible. Pasaban horas hablando hasta por teléfono. Para mi madre fue una gran pérdida, así como lo fue la pérdida de otro gran amigo y referente, Carlos Colombino.

Mi madre, qué decir de ella que otro no sepa. Que nos crió en ese amor silencioso y constante, en ese cuidado delicado que nos dejó sin embargo caminar por nosotros mismos, tanto a mí como a mi hermano. Esa manera de ser madre, atentísima, pero controlándose ella misma . Por su puesto que como todos con limitaciones, como cualquier madre que no nace sabiendo, pero dentro de esas dificultades resultaba de una sabiduría feroz. Ella misma sospechaba de sí, y eso la hacía sabia.

Esta noche, de vuelta a casa, después de ver a tantos de sus amigos, recordé dos cosas que me enseñó expresamente. Me enseñó otras tantas cosas con su propia vida. Pero recordé palabras, momentos.

Cuando era adolescente recuerdo que dije algo inapropiado y sin pensar de dos personas que eran pareja. Mi madre me miró y me dijo como una sentencia que no se me olvida: Nunca vas a saber lo que ocurre entre dos personas, nunca. Y con eso me calló la boca, con esa verdad total y simple.

Luego, de más grande, sentada al lado de su mesa de dibujo con la siempre presente y querida Matilde, veía cómo las manos de mi madre -siempre me gustaron sus manos, llenos sus dedos de anillos y sus muñecas de pulseras que tintineaban- dibujaban sobre el papel manteca un proyecto de casa.  Le pregunté qué estaba haciendo. Me contestó que hacía el espacio más hermoso de la casa: un espacio inútil. Y esa madre, siempre tan racional y rigurosa, pasó a portar una poesía preciosa con ella.

Mi madre era eso, la belleza de la mesura y un poema.

Anuncios

Un pensamiento en “La mesura y la poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s