De PARAGUAY BAJO STROESSNER de Paul H. Lewis

FM1093

Escrito en 1980, publicado por The University of North Carolina Press, EEUU y luego por el Fondo de Cultura Económica, México.

La dictadura del general Alfredo Stroessner sigue una larga tradición de autoritarismo en el Paraguay. (…) Las elecciones libres, la contienda honrada de partidos, y las instituciones representativas no forman parte de la experiencia del país. (…) la gran mayoría de los gobiernos en Paraguay ascendió al poder ilegalmente, se mantuvo en él a través del fraude y la coerción, y acabó de manera violenta.

(…)

Los grupos fuera del poder pueden proclamar sus ideales democráticos y condenar al gobierno por ser una dictadura, pero los documentos históricos muestran que todos los partidos principales, cuando estuvieron en el poder, trataron de callar a sus opositores. Y cuando han estado fuera del poder ninguno ha dudado en tocar la puerta de los cuarteles.

(…) hay pocas pruebas de que el régimen se dirija hacia la democracia.

(…)

Dadas las tradiciones políticas del Paraguay, puede que el resultado sea un tipo más complejo de dictadura, con mayor control técnico y una organización más elaborada. (…)

Alternativamente, a Stroessner podría sucederle una dictadura de partido. El Partido Colorado tiene una base masiva, comprende a la mayoría de los grupos sociales del país, y cuenta con una organización bien preparada. Bajo el tutelaje de Stroessner se ha convertido en una máquina política eficiente (…). Sin embargo, es dudoso que la disciplina del partido sobreviva a Stroessner. Sin un hombre fuerte a la cabeza, los colorados pueden separarse en pequeñas fracciones en lucha abierta entre sí. (…)

La posibilidad de que pueda gobernar un partido de oposición, o una coalición de ellos, parece aún remota. Hasta ahora los liberales, frebreristas y demócrata-cristianos no han demostrado la más mínima aptitud para gobernar. Los partidos que no pueden gobernarse a sí mismos, que no pueden preservar su propia unidad bajo la presión, no tienen derecho a la confianza pública. (…)

Paraguay, con toda seguridad, continuará siendo fiel a su extensa tradición de gobierno dictatorial. (…) Mientras los paraguayos no descubran el arte de dar y de tomar, para lo que parece ser aún falta mucho, su elección después de Stroessner será entre un dictador fuerte y uno débil (…).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s