020

Las baldosas de la casa de mi abuela sobre la calle Chile perduran. Perdura también en la memoria, Bodoque que este año se fue y que descansa en el jardín. Perdura el sueño que Meliá nos ayudó a inventar para nosotros mismos. Perdura, cómo no, Ricardo, a quien le debo su libro. Ese es el lugar más hermoso, allí está, lleno de palabras para todavía sorprender. El 2020 lo traerá, para seguir inventando este país, también con su mirada llena de brillo, para nosotros.

020 rm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s